Claustro Mudejar del Monasterio de Nª Sra. de Tentudía CALERA DE LEÓN
CLAUSTRO MUDEJAR

En el lado del mediodía, se halla el claustro, realizado al estilo mudejar, con estructura muy parecida al Patio de los Muertos de San Isidro del Campo o al claustro de la Rábida. Obra sencilla, ejecutada toda en ladrillo, formada por cuatro arcos peraltados en cada una de las cuatro galerías de la planta baja y cinco carpaneles en cada banda de la alta. La arquería se sustenta en pilares octogonales con basa y capitel. En el centro del patio lleva un algibe de gran capacidad.Detalle del Claustro Mudejar

Este claustro se construyó en la segunda década del s.XVI con ocasión de las obras de ampliación para convertir la Casa en Monasterio. Un acristalamiento colocado en 1985 desentona y ridiculiza al noble recinto.

Detalle del ClaustroA los lados del patio se distribuyen en las diversas estancias, sobrias habitaciones cubiertas de techos planos o con sencillos abovedamientos sin elementos decorativos.

El pequeño patio de la parte del saliente es de la misma época con esbeltos arcos de ladrillo en su planta baja y balconada en la alta, desde donde se divisan preciosas vistas panorámicas.

El aspecto que ofrece el conjunto por el lado oeste es sobrio y sencillo en contraste con el de la parte del saliente que se nos presenta como el de una fortaleza con su remate almenado y su figura esbelta.Vista de Tentudía

A unos trescientos metros, al poniente se encuentran las ruinas del Humilladero, que fue capilla. Poseía un retablo de azulejos representando al maestre arrodillado implorando la protección del cielo. Papeles antiguos lo identifican como el lugar donde Pérez Correa invocó a la Virgen.

La tradicción popular dice que esta fue la primera capilla que erigió el Maestre y como a la Virgen no le gustaba el sitio la obra que se hacía un día, aparecía derribada al siguiente, hasta que se decidió constuir la ermita en lo alto de la sierra, cosa que agradó a la Virgen y las obras crecían milagrosamente.

Hoy sólo se mantiene en pie dos paredones como símbolo de lo que antaño hubo.

Actualmente está en proyecto la colocación de una gran cruz de madera, dentro de lo que será una pequeña y humilde ermita.